fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

Alejandro Faesi de Banorte: Enamorado de las matemáticas

“La diversidad es un principio elemental de justicia, porque todos somos una minoría en algún momento de la vida, hay que darse cuenta de eso para tener claro cuándo no estemos siendo justos.”

Alejandro Faesi Puente 715 x 715

Alejandro Faesi

Head of Global Markets and Institutional Sales | Banorte, Mexico

A finales de la década de los 80, Alejandro Faesi resolvía las dudas que tenían sus compañeros de preparatoria sobre la asignatura que siempre le pareció más fácil: matemáticas.

“Después hice unos papelitos que decían ‘Clases de Matemáticas, Física y Química’ con mi número de teléfono y los fui a repartir entre las mamás que estaban afuera de la secundaria esperando a sus hijos”, recuerda el hoy director General de Mercados y Ventas Institucionales de Grupo Financiero Banorte.

Así, su primer trabajo fue impartir clases particulares de matemáticas, y le fue tan bien cobrando por hora que hasta pudo ahorrar para comprarse su primer “vochito” (como se le conocía en México al Volkswagen sedán) para ir a la universidad.

Era tan bueno para los números, que cuando llegó el momento de elegir cuál sería la licenciatura que iba a estudiar optó por la Actuaría, por encima de sus otras dos áreas de interés: Derecho y Medicina. “La elegí por amor a las matemáticas”, recalca.

Comparadas con una licenciatura como Derecho, las matemáticas no requieren pasarse el tiempo leyendo y memorizando un libro, lo que también le dio otras ventajas: “Gracias a eso, la escuela no me quitaba mucho tiempo y pude trabajar desde que a la mitad de la carrera”, subraya.

Hasta hoy, sigue dando asesoría a sus familiares. “A veces me preguntan que cómo me acuerdo de logaritmos, trigonometría, cálculo, derivadas o integrales, y es que lo vi tantas veces que lo tengo muy claro; repasar los conceptos de primaria y secundaria tantas veces me fortaleció técnicamente, es como ir al gimnasio, pero del cerebro”, describe.

Y esos conocimientos básicos y la manera de aprender le siguen siendo útiles en su trabajo actual.

La disciplina deportiva en las finanzas

Pero para Alejandro es importante seguir aprendiendo cosas nuevas a lo largo de la vida. “Cuando esté el conocimiento frente a ti, tienes que tomarlo; debes mantener la curiosidad a través de los años, para no estancarte y quedarte en una zona de confort”, recomienda.

Capacitarse en áreas que no están dentro de la descripción del puesto que se esté ejecutando en ese momento otorga ventajas que después se traducirán en crecimiento profesional, indica. “Los puestos directivos y el seniority te los ganas primero, no al revés, es decir, no te dan el puesto y entonces dices ‘necesito aprender ahora de este tema del que no sé o que no es mi fuerte’, sino que te dan el puesto porque reúnes los conocimientos de muchas áreas que son útiles”.

También ha aprendido mucho de las personas con las que ha trabajado a lo largo de los años. “Una de ellas fue mi primer jefe, cuando entré a trabajar en Grupo Bursátil Mexicano como trainee. Se llama Gerardo Madrazo y me enseñó todo lo que necesitaba sobre el negocio; pero él, además de ser el director de la Mesa de Dinero, era triatlonista, algo que en 1991 no era muy común”, relata.

Su jefe transmitía la cultura de una vida sana y disciplinada al trabajo diario, lo cual fue un importante aprendizaje para Alejandro –quien además ya tiene alrededor de 10 maratones en su haber, uno inclusive por debajo de las 3 horas–, por lo que desde entonces incluyó esas mismas enseñanzas en su vida profesional.

“Un trader debe ser disciplinado para saber cuándo tiene que tomar pérdidas o ya no debe incrementarlas o cuándo no pasarse del límite y mantenerse dentro de una disciplina por el bien de su institución”, apunta.

Navegar y el amor a primera vista

Pero además de las matemáticas, el mundo financiero y los deportes, Alejandro tiene otra pasión: la vela.

“Mi apellido es suizo. Mi abuelo llegó de Suiza y fue inmigrante en Estados Unidos, donde conoció a mi abuela para después llegar a México; pero a él le gustaban mucho los lagos, las montañas, y velear (navegación a vela), por lo que fue una actividad que aprendí desde chico con él y mi papá”, comenta.

Hoy, que busca pasar un poco más de tiempo con su familia, esta actividad se ha vuelto ideal porque además combina disfrutar la naturaleza con hacer ejercicio. “El windsurf es con una sola vela y bastante físico porque combinas la velocidad con el agua; pero también me gusta navegar sentado, con pantalones largos y zapatos puestos en un velero con dos velas, es como salir a caminar al parque”, describe.

Así como tiene pasiones de toda la vida, también ha tenido amores a primera vista, como el que hizo que se dedicara a las finanzas.

“Mientras estudiaba Actuaría, un profesor me dijo que había una oportunidad de trabajo en GBM, y cuando fui a la entrevista vi el trading room con sus pantallas y la actividad, quedé enamorado de la profesión, y 30 años después sigo enamorado, le he sido fiel y no me deja de gustar dedicarme a ella todos los días”, afirma.

Como en toda “relación”, ha tenido momentos difíciles, como la crisis mundial de 2008, pero de la que más aprendió fue de la de 1994 en México, que también tuvo repercusión a nivel Latinoamérica. “Fue una crisis fuerte, donde parecía que el país ya se estaba modernizando, pero ahí se notó que apenas empezaba ese proceso”, recuerda.

“Yo tenía 25 años, estaba en los primeros días de mi etapa profesional, pero por esa situación tuve que empezar a hacer tareas un poco más senior, más profundas y delicadas. Me gustaba tratar de resolver esos problemas en ese momento, por lo que ahí creí en mí mismo y vi que esto sí era para mí”.

Para él, estar informado es clave, tanto a nivel local como global, y no solo en temas financieros. “Los temas que mueven los mercados van cambiando, por eso debes ser ‘experto’ en muchas cosas, porque un día pude ser el petróleo, otro alguna reforma a la ley, o lo que hacen en Texas, o lo que deciden los árabes y la OPEP. Y actualmente tienes que ‘ser epidemiólogo’, porque debes saber cuándo llega la vacuna y cuánto se va a tardar en llegar a la población. Con el Brexit, debías saber cómo funciona la política británica y cómo está constituida la Cámara de los Lores. Y en otras ocasiones debes entender temas como el sistema electoral en Estados Unidos”, ejemplifica. “Lo bueno es que si lo aprendes hoy, te va a servir para el futuro, aunque cada crisis es diferente”, subraya.

Para eso dedica un par de horas al día para informarse a fondo. “Para tomar decisiones, debes estar informado. Por eso uso mucho Bloomberg, y en en el teléfono o el iPad leo los periódicos locales y del mundo, además de revisar redes sociales, como Twitter”, describe.

Estar preparado para todo

Los libros también son importantes para Alejandro: “Hay un libro que quiero recomendar: ‘Factfulness: Diez razones por las que estamos equivocados sobre el mundo. Y por qué las cosas están mejor de lo que piensas’, de Anna Rosling Rönnlund, Hans Rosling y Ola Rosling”, expone.

Explica que en esta obra se analizan datos de una manera positiva para derribar ciertos mitos y demostrar que el mundo está mejor de lo que parece en temas como pobreza, educación y salud.

Asimismo, ver diferentes ángulos de un hecho es algo fundamental para aprender más cosas, opina, y para llegar a eso es importante impulsar la diversidad e inclusión en las organizaciones.

“Es un tema clave que veo muy adelantado, pero todavía falta mucho por hacer”, admite. “Es un principio elemental de justicia, porque todos somos una minoría en algún momento de la vida, hay que darse cuenta de eso para tener claro cuándo no estemos siendo justos”, recalca. “Tener miembros de todo tipo, de culturas, de religiones, etcétera, enriquece al equipo”.

Asimismo, en el mundo financiero es necesario estar preparado para todo y tener un enfoque claro de hacia dónde vas, recomienda.

“Te sirve cuando llega de repente una tormenta o una crisis porque en ese momento no te va a dar tiempo de prepararte, no debes pensar que tienes siempre todo bajo control”, indica. “La crisis sanitaria actual es el mejor ejemplo: pasó algo que no habías visto en años”.

Así, Alejandro demuestra que el amor puede estar en la familia, en el trabajo y, ¿por qué no?, en las matemáticas.

Aviso de responsabilidad: Los puntos de vista y opiniones expresados ​​en este blog son propios de sus autores y no reflejan necesariamente la política oficial o la posición de Bloomberg.


Bloomberg invitó a los inversionistas <GO> GETTERS del mercado financiero de América Latina a compartir sobre sus carreras, sus historias de éxito y los desafíos que tuvieron que enfrentar, no sólo como testigos del desarrollo de este entorno acelerado, sino que también como contribuyentes activos a su evolución, creando nuevas herramientas, compartiendo mejores prácticas e inspirando cambios.

Lea Más

The post Alejandro Faesi de Banorte: Enamorado de las matemáticas appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + dieciseis =

Llámanos!