fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

Javier Domenech de Scotiabank: Entre la música y los números

“A veces es frustrante porque las oportunidades parecen no presentarse, pero si realmente apuntas hacia un objetivo y eres resiliente, vas a lograr lo que quieres.”

Javier Domenech 715 x 715

Javier Domenech

Treasury Director | Scotiabank, Mexico

Uno de los mayores clásicos de Pink Floyd y del rock progresivo es “Money”, por lo que quizá no es casualidad que esta banda británica sea la favorita del director General de Tesorería de Scotiabank México, Javier Domenech, un apasionado de la música… y de las finanzas.

“La música tiene mucho que ver con las matemáticas, hay un punto donde se relacionan, pero para mí más bien representa una oportunidad para relajarme, disfrutar y pensar”, explica el también guitarrista de la banda llamada “Overdrive”.

Admirador de Roger Waters y David Gilmour –ex integrantes de Pink Floid–, dice que para trabajar en un ambiente tan estresante como el de las finanzas es necesario descansar para mantener la mente despejada.

“En las finanzas, cuando estás muy presionado, dejas de funcionar bien, entonces tomas decisiones malas y te estresas más, es un círculo vicioso; en cambio, cuando estás relajado, eres más productivo y tomas decisiones buenas porque tienes mucho más claridad de las cosas”, asegura.

Charlando por videollamada desde un cuarto lleno de guitarras acústicas y eléctricas, cuenta que empezó a tocar a los 17 años y desde entonces ha tomado clases en diferentes épocas de su vida porque siempre está buscando perfeccionar su técnica.

En ese mismo tono, Javier afirma que para dedicarse a las finanzas es necesario seguir estudiando y buscando oportunidades: “A veces es frustrante porque las oportunidades no parecen presentarse, pero si realmente apuntas hacia un objetivo y eres resiliente, vas a lograr lo que quieres”, recalca.

“Un dicho que me gusta mucho es que ‘suerte es cuando se juntan la preparación con la oportunidad”.

Nunca dejar de aprender

Un ejemplo de esto último lo vivió cuando estaba terminando de estudiar Ingeniería Industrial. En ese momento, Javier ingresó a un programa que tenía el banco entonces llamado Banamex, en el que recibió una beca para estudiar un MBA en Estados Unidos. “Me atrajo porque no lo hubiera podido pagar en ese momento”, indica.

Fue justamente mientras estudiaba ese posgrado en la Universidad de Michigan cuando le empezó a interesar todo lo relacionado con los mercados; sin embargo, no era el mejor momento para buscar algo relacionado con esa área.

“Volví a México en el momento equivocado, porque acabé la maestría en 1995, precisamente cuando estalló la ‘crisis del tequila’ (episodio que también se conoce en su país como “el error de diciembre”)”, relata.

“Antes de terminar ese posgrado, vine unos días a México, y justo en la puerta del avión tomé el Wall Street Journal y leí que el peso se había depreciado de tal forma que, cuando regresé a Michigan a terminar mis estudios, todo me parecía carísimo, porque pasé de multiplicar por tres a multiplicar por siete”, relata.

Al volver a su país, trabajó en una de las áreas que más creció en esos días debido al estado en el que se encontraba la economía tras la crisis económica: recuperación de cartera.

Aunque pareciera que muchas de las cosas que hizo y aprendió en esa época no están relacionadas con lo que hace hoy, la realidad es que todo eso le sirvió en su día a día cuando fue ocupando cargos con mayores responsabilidades.

“Por ejemplo, cuando estuve en banca corporativa, tenía que analizar los balances de los bancos, lo que después resulta importantísimo para entender los resultados y la contabilidad del banco en el que estás trabajando”, ejemplifica. “Hoy me impresiona mucho que esas cosas que creía que eran una pérdida de tiempo, después se convirtieron en algo importantísimo”·

Pero Javier no solo ha aprovechado bien las oportunidades que da la vida en lo profesional, sino también en su afición por la música: “Hace un par de años, prendí la Terminal Bloomberg y en las noticias decía que Roger Waters abriría una fecha en el Radio City Music Hall; el día que leí la noticia era mi cumpleaños y el concierto sería en unos meses, justo en la fecha de mi aniversario de bodas; así que me dije ‘¡estas ya son demasiadas coincidencias!’, así que compré los boletos y fuimos al concierto”, recuerda.

Aprender de los grandes

Pero así como admira y sigue a sus músicos favoritos o trata de mejorar su técnica en la guitarra, Javier también tiene algunos “gurús” en el mundo de las finanzas.

“En especial, admiro a la gente que se ha movido de la academia a los negocios, como Hal Varian (economista estadounidense especializado en microeconomía y economía de la información), que no es precisamente de mi sector, pero me dio clases en la Universidad de Michigan y ahora es economista en Jefe en Google. Es alguien que ha generado muchísimo valor aplicando brainpowerwer a la industria”, subraya.

En cuanto a libros, recomienda leer “The Man Who Solved the Market”, de Gregory Zuckerman, el cual narra el nacimiento y evolución de Renaissance Technologies, una firma de inversión cuantitativa fundada por el matemático Jim Simons y cuyo fondo, “Medallion”, fue sumamente exitoso durante más de 30 años.

“Es interesante ver cómo siempre hay cosas que no se ven, pero tras bambalinas están surgiendo siempre nuevos avances”, apunta.

Evolución constante

Aunque sus gustos musicales son clásicos, Javier es un profesional que se ha mantenido al día y aprovechando los cambios que hay en su entorno profesional.

“Por ejemplo, la diversidad y la inclusión tienen una dinámica muy interesante porque traen beneficios tanto para el trabajo, genera más ideas y mejores oportunidades, más justas; eso ayuda a los clientes porque se crean productos hechos a la medida”, asegura.

Asimismo, considera que hoy existe un mercado laboral mucho más profesional que hace unos años. “Por un lado, en la industria demandamos más habilidades, mayor preparación y más comportamiento ético de la gente, y por el otro han mejorado mucho las escuelas, incluso hay algunas que tienen herramientas de información financiera, como Bloomberg, por lo que egresa gente que ya la sabe usar”, apunta.

“Eso habla de evolución y profesionalización, pero también es muy importante construir más puentes entre la industria y la academia”, sugiere.

A las nuevas generaciones, les recomienda no pueden perder de vista que la banca se trata de un servicio para la sociedad. “Las nuevas oportunidades que se abran en los próximos años requerirán de más preparación y especialización que las que tenía mi generación”, recalca.

Así, Javier, que durante 25 años ha intercalado los números con las notas musicales, conoce bien la manera en la que las finanzas han evolucionado y conoce bien los retos que están por venir en esa área, aunque en el rock, prefiere los clásicos.

Aviso de responsabilidad: Los puntos de vista y opiniones expresados ​​en este blog son propios de sus autores y no reflejan necesariamente la política oficial o la posición de Bloomberg.


Bloomberg invitó a los inversionistas <GO> GETTERS del mercado financiero de América Latina a compartir sobre sus carreras, sus historias de éxito y los desafíos que tuvieron que enfrentar, no sólo como testigos del desarrollo de este entorno acelerado, sino que también como contribuyentes activos a su evolución, creando nuevas herramientas, compartiendo mejores prácticas e inspirando cambios.

Lea Más

The post Javier Domenech de Scotiabank: Entre la música y los números appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =

Llámanos!