fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

Cuatro formas de comparar los compromisos climáticos de los países

Los líderes mundiales se reunirán de forma virtual el 22 y 23 de abril en una cumbre para analizar cómo impulsar sus compromisos climáticos. Como anfitrión, se espera que EE.UU. sirva de ejemplo al anunciar su objetivo de emisiones para 2030 y se confía en que otros gobiernos sigan su ejemplo. Sin embargo, evaluar estos objetivos es como intentar comparar peras con manzanas, ya que cada objetivo se compone de diferentes estructuras, fundamentos y plazos.

Nuestro nuevo informe, Cómo se comparan los compromisos con el clima de la COP26 previo al Día de la Tierra, busca desentrañar el misterio al utilizar cuatro métodos para comparar los compromisos asumidos por las economías del G-20. A continuación describimos estos métodos.

Cambios en los volúmenes de emisiones

El Reino Unido, la UE y Brasil tienen los objetivos más ambiciosos para el 2030 en función del cambio en los volúmenes de emisiones entre 2010 y 2030. Según los compromisos de las tres partes, éstos deberían contribuir para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, uno de los objetivos del Acuerdo de París. En cambio, los países en desarrollo, especialmente Turquía, India y China, podrían cumplir con sus objetivos para el 2030 a la vez que aumentan significativamente sus emisiones.

Emisiones por unidad de PIB

Las economías emergentes a menudo vinculan sus objetivos con las emisiones por unidad del PIB (“intensidad de emisiones”). Este tipo de objetivo puede promover la descarbonización y permitir el crecimiento económico al mismo tiempo. Sobre esta base, el Reino Unido y la UE siguen ocupando los dos primeros lugares. China e India avanzan posiciones en la clasificación, pero sus objetivos no son suficientemente agresivos para garantizar un aumento de la temperatura global de menos de 2 grados.

Emisiones per cápita

Los gobiernos tienden a establecer objetivos de emisiones per cápita si esperan un crecimiento significativo de la población. En una base per cápita, todos excepto cinco de los compromisos de los países del G-20 tendrían como resultado una reducción de las emisiones. Pero solo el total del Reino Unido está por debajo de nuestra estimación para el nivel requerido para un objetivo de 1,5 grados.

La cuarta forma consiste en medir la brecha entre las emisiones si se cumple el objetivo y de cuánto habrían sido las emisiones sin un objetivo fijado. De acuerdo con esto, solo el EU-27 estaría alineado con un escenario de 2 grados ya que su objetivo requiere cambios significativos. Para siete países del G-20, las emisiones según sus objetivos para 2030 serían más altas de lo que serían sin un objetivo.

Puntuación agregada por país

En un esfuerzo por unificar metodologías contrapuestas, BNEF ha creado puntuaciones agregadas por país. Dependiendo del nivel de ambición, cada objetivo obtiene entre cero y cinco puntos para cada métrica. Según este sistema, el EU-27 y el Reino Unido lideran la lista. Si un nuevo compromiso de EE.UU. solo se alinea con su objetivo para 2025, y quedará bastante rezagado de sus pares europeos. Solamente podría cerrar la brecha con un objetivo en el límite superior de lo que se informa está considerando (por ejemplo, un 53% aproximadamente de reducción de emisiones para 2030). China e India podrían verse bajo presión en los próximos días, ya que sus compromisos solo pueden ser considerados ambiciosos bajo los criterios que establecen para sí mismos.

The post Cuatro formas de comparar los compromisos climáticos de los países appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Generated by Feedzy