fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

Los contratos LIBOR pueden vejar a los bancos con la jubilación de la referencia

Este análisis ha sido realizado por la analista senior de Bloomberg Intelligence, Sarah Jane Mahmud. Se publicó primero en la Terminal Bloomberg.

Es posible que los bancos necesiten invertir sumas significativas de dinero para reforzar sus operaciones de riesgo regulatorio o enfrentar un mayor control legal, dado el volumen de contratos que aún están referenciados a la tasa de referencia LIBOR que será reemplazada a fines de 2021 (y el 30 de junio de 2023 para la LIBOR en dólares). La remediación contractual a gran escala y los cálculos de spread de ajuste de crédito toman tiempo, lo cual es muy escaso actualmente.

¿Cómo seguir la transición de LIBOR? Conozca nuestras soluciones

La reparación de contratos es una pesadilla operacional

Creemos que los bancos podrían enfrentar dificultades para cuantificar sus exposiciones a la LIBOR sin una inversión significativa en tecnología de gestión de datos, lo que aumentará la presión de costes. La escala del desafío en solo ocho meses (26 meses para LIBOR USD) es enorme: los bancos deben identificar, clasificar y extraer datos de miles de contratos, que luego podrían necesitar ser modificados o renegociados con una tasa de reemplazo. Los costes de transición entre los 14 bancos más grandes del mundo podrían incluso superar los 1.200 millones de dólares, según un informe de Oliver Wyman, con el volumen ligado a la repapelización de contratos.

El Deutsche Bank, entre otros, señaló en las llamadas de beneficios que la incertidumbre vinculada a la interrupción de la LIBOR y la transición a tasas libres de riesgo puede tener un efecto adverso en las operaciones y la rentabilidad.

La LIBOR USD con vencimiento a partir del 1 de julio de 2023 por tipo de deuda

Fuente: Bloomberg

El problema de la caja de Pandora con los fallbacks

A medida que los bancos hacen la transición desde la LIBOR, creemos que las provisiones de fallback, cláusulas del contrato que prevén el paso a una tasa alternativa si la LIBOR ya no es viable, pueden hacer más daño que bien. Los fallbacks están diseñados para cubrir solo un lapso de corto plazo en la LIBOR, no su final permanente, dando lugar a resultados no deseados que podrían cambiar drásticamente un producto (por ejemplo, convertir el tipo de interés flotante a fijo), dejando a los bancos vulnerables a los litigios. Además, se estima que unos 40 millones de contratos no contienen ningún lenguaje de fallback, de acuerdo con la Ley de Factores, dejando la renegociación de los contratos como única solución práctica. Pero el tiempo es escaso.

En nuestra opinión, el lenguaje de fallback estandarizado desarrollado por la ISDA para los contratos de derivados (la mayoría swaps y opciones de tasas de interés) es un paso positivo, que ofrece certeza a los bancos.

Curva de swap de tipo de financiación garantizada a un día

Fuente: Bloomberg

La falta de liquidez puede obstaculizar los ajustes de los spreads

Dado que ningún tipo alternativo es un sustituto similar de la LIBOR, los bancos tendrán que hacer un ajuste por las diferencias de crédito y plazo entre ambos a fin de evitar una transferencia de valor y minimizar el riesgo legal. Sin embargo, el éxito depende de que exista un mercado profundo y líquido en la tasa de sucesión, de lo contrario pueden surgir discrepancias de valoración. Con el tiempo, a medida que más participantes en el mercado utilicen los tipos sin riesgo a un día, la liquidez se profundizará y los spreads reflejarán mejor las transacciones de mercado subyacentes.

Credit Suisse fue el primer banco en emitir deuda vinculada a la Tasa de Financiación Garantizada a un día (SOFR), la alternativa preferida de la LIBOR USD. En 2020 se emitieron alrededor de 906 bonos vinculados al SOFR, y 391 en el primer trimestre de 2021. JPMorgan, Bank of America, Barclays, Wells Fargo, BMO, RBC, Citigroup y Goldman Sachs lideran la tabla de la liga de managers de Bloomberg con una participación de mercado del 56%.

Calculadora de composición de índices de Bloomberg

La transición de LIBOR a RFR no es un cambio sencillo

Las RFR como SOFR, SONIA (Tasa promedio interbancaria a un día de la libra esterlina) y ESTR (Tasa de corto plazo del euro) son estructuralmente diferentes a la LIBOR, lo que hace que la transición sea difícil. La LIBOR es prospectivo, se calcula para cinco monedas y siete plazos y con la tasa de interés vinculada pagadera conocida al comienzo del período de interés. Las RFR son tipos a un día publicados al día siguiente. Por otro lado, una tasa a tres meses no puede ser calculada de la misma manera. La LIBOR también incorpora el riesgo crediticio, ya que representa el costo promedio del endeudamiento bancario, esto no se incorpora en una RFR.

Nueve bonos vinculados a ESTR, y 106.980 préstamos se encuentran en emisión, según datos de Bloomberg, mientras Credit Agricole, Deutsche Bank, Standard Chartered Bank y UniCredit están a la cabeza de la tabla de la liga de managers de Bloomberg, en ese orden, con un 25% de participación de mercado.

Tabla de la liga SOFR de Bloomberg

The post Los contratos LIBOR pueden vejar a los bancos con la jubilación de la referencia appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =

Generated by Feedzy