fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

El dólar parece imparable a medida que se avecina una disminución de las políticas expansivas y se disparan los precios de la energía

Este artículo fue escrito por Brody Ford y Libby Cherry. Se publicó primero en la Terminal Bloomberg.

El dólar está preparado para alcanzar nuevos máximos en los próximos meses, ya que una reducción anticipada de los estímulos de la Reserva Federal, la demanda estacional e inestabilidad impulsada por la energía desencadenan una ola de apuestas alcistas sobre la divisa.

La evidencia del dominio del dólar es evidente a medida que las presiones inflacionarias impulsan los rendimientos y las preocupaciones de una estanflación refuerzan sus credenciales como moneda de refugio. Se sitúa en niveles máximos no observados desde diciembre de 2018 frente al yen, mientras que datos de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés) muestran que los fondos apalancados son los más alcistas en más de un año. Los operadores están pagando más por cobertura frente a aumentos que disminuciones, en niveles vistos por última vez en torno a la primera ola de la pandemia, según los precios de opciones para miembros del Bloomberg Dollar Spot Index

Fuente: Bloomberg

Para conocer las últimas tendencias e investigaciones sobre índices, explore nuestros informes de investigación sobre índices de Bloomberg. Explorar

Ni siquiera el decepcionante informe de septiembre sobre el empleo en EE. UU. hizo descarrilar a la divisa, ya que los operadores siguen anticipando que la Fed comenzará a reducir las compras de activos este año. De hecho, el mercado ve señales inflacionarias en el informe como evidencia adicional de que las tasas de interés de EE. UU. tendrían que subir más pronto que tarde, lo que impulsaría al alza los rendimientos y el dólar.

Los futuros de los fondos de la Fed ahora apuntan a una probabilidad del 90% de que la Fed elevará las tasas para noviembre de 2022, con expectativas del 50% para fines de julio.

La sostenida fortaleza de la moneda de reserva mundial corre el riesgo de desencadenar una ola de flujos de capital en los mercados. Eso podría perjudicar aún más el apetito por el riesgo, que ya se está viendo presionado por el aumento de los precios de la energía, lo que hace temer una estanflación al estilo de los años 70. La percepción hacia el dólar fue negativa al inicio del año, lo que hizo que los inversionistas recalcularan sus apuestas a medida que se apreciaba el dólar.

Jane Foley de Rabobank es una de las estrategas que dicen que el dólar está preparado para seguir apreciándose a medida que aumentan los rendimientos y la demanda por activos de mercados emergentes permanece débil. John Hardy de Saxobank cree que el dólar podría “hacer miserable la vida de los bajistas en el cuarto trimestre de 2014”, al predecir que el mercado finalmente comenzará a tomar en serio una reducción de estímulos de la Fed.

Si bien el mercado puede parecer “sobrecargado y superpoblado”, todavía tiene mucho camino por recorrer por estas razones, según la estratega jefe de divisas del G-10 de Bloomberg Intelligence, Audrey Childe-Freeman. “La opinión de que de cualquier manera el dólar gana podría dominar por un tiempo más”.

Pares rezagados

La mayoría de los estrategas esperan que el dólar sea particularmente fuerte frente a divisas con bajas tasas de interés como el euro y el yen, porque se espera que sus bancos centrales estén rezagados frente a la Fed en elevar las tasas.

“Nos estamos acercando un poco a esa narrativa de una disminución del estímulo en EE. UU., y esas otras divisas de financiación siguen a una distancia considerable”, dijo Jeremy Stretch de CIBC durante una entrevista con Bloomberg TV el lunes. “Los bancos centrales como el BCE probablemente se mantendrán en espera por los próximos dos a tres años, por lo que en última instancia eso favorece las posiciones a largo del dólar”.

Las apuestas de alzas más rápidas de la Fed han impulsado los rendimientos de los títulos del Tesoro a dos años a su nivel más alto desde marzo de 2020, ampliando su brecha a cerca de 101 puntos básicos frente a su contraparte alemán y 44 puntos básicos frente su par japonés.

Eso ha dejado a los analistas persiguiendo los movimientos de las divisas y los bonos, con el índice del dólar ICE y los rendimientos de los títulos del Tesoro a 10 años ya por sobre las previsiones de consenso para fin de año.

¿Refugio definitivo?

El máximo del dólar de este año se alcanzó en septiembre, cuando los inversionistas estaban buscando seguridad a medida que los activos de riesgo eran afectados por la turbulencia del sector inmobiliario de China y la combinación de una ralentización del crecimiento global y un aumento de la inflación. Podría recibir otro impulso de la demanda por protección a medida que una crisis energética continúa agitando los mercados.

Fuente: CTFC, Bloomberg

El alza sin precedentes de los precios de la energía también ha sido un impulsor clave del dólar al tiempo que ha debilitado el euro, según Kevin Thozet, miembro del comité de inversión de Carmignac. Él ha estado aumentando su exposición al dólar durante el último mes.

“La medida probablemente está vinculada a lo que está pasando en el lado de los bienes básicos”, dijo. “Debido a que EE. UU. es autosuficiente en ese aspecto, y no ocurre lo mismo con la zona del euro”.

El par euro-dólar se ha estado situando en torno a niveles mínimos no observados desde julio de 2020, en parte debido a la creciente fortaleza del dólar. Los especuladores han estado reduciendo las apuestas a largo sobre el euro desde la segunda mitad del año pasado, y la semana pasada las posiciones se volvieron las más bajistas desde marzo de 2020.

El debilitamiento de los pronósticos de crecimiento global combinado con el aumento de la inflación hacen que la moneda estadounidense sea una apuesta aún más atractiva, escribió el viernes Meera Chandan de JPMorgan en una nota de investigación. “El panorama se presta para poseer dólares de manera generalizada, no solo frente a divisas con un beta más alto que suelen ser sensibles al crecimiento, sino también en relación con otras divisas defensivas como el yen”.

El dólar como moneda de refugio es un fenómeno relativamente nuevo. Cuando los tiempos son difíciles a nivel mundial, los operadores de divisas históricamente han recurrido al yen japonés y el franco suizo por estabilidad. Pero con una liquidez insuperable y una mayor ventaja de rendimiento, la moneda estadounidense se ha convertido en un lugar atractivo para almacenar valor en tiempos de turbulencia en el mercado, según Stretch de CIBC.

Fuente: Bloomberg

“Los inversionistas buscan cierto grado de seguridad y protección, y creo que en ese contexto, desde la perspectiva cambiaria, nos lleva de regreso a esa narrativa más amplia del dólar”, dijo Stretch. Las reversiones de riesgo de un mes para el par dólar-yen están a una mínima distancia de volverse bajistas para la moneda japonesa, por primera vez desde junio de este año.

La política de la Fed probablemente dará al dólar una ventaja en los próximos meses, y no solo frente a divisas de refugio tradicionales, según Mazen Issa, estratega sénior de divisas de TD Securities. El dólar también tiende a beneficiarse de una ventaja estacional frente a otras divisas del G-10 en el cuarto trimestre, dijo.

“¿Es el dólar es un refugio seguro? Ante el panorama, tal vez. Pero, creo que se trata más sobre el cambio en los riesgos de política monetaria”, dijo Issa. “Simplemente parece que ahora hay que respetar el dólar”.

The post El dólar parece imparable a medida que se avecina una disminución de las políticas expansivas y se disparan los precios de la energía appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − dieciseis =

Generated by Feedzy