fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

¿Qué significa “no hacer un perjuicio significativo”?

Este artículo fue escrito por Nadia Humphreys, directora de negocios y soluciones financieras sostenibles de Bloomberg, corelatora sobre la Plataforma para Finanzas Sostenibles de la Comisión Europea.

Demostrar que las inversiones “no hacen un perjuicio significativo” es una piedra fundamental del nuevo marco financiero sostenible de la UE. Sin embargo, en la práctica determinar cómo aplicar este principio puede ser complejo para los inversionistas. Reglamentos como el relativo a la sostenibilidad en el sector de servicios financieros (SFDR, por sus siglas en inglés), la Taxonomía para actividades sostenibles y la regulación de índices de referencia se refieren a él con diferentes matices. ¿Cómo pueden los inversionistas demostrar que sus inversiones no están haciendo perjuicio alguno, especialmente para empresas que no son de la UE? ¿Qué necesitan medir y con qué tipo de datos?

Por qué las inversiones “no deberían causar perjuicio”

Los reguladores de la UE introdujeron el principio de No Hacer Un Perjuicio Significativo (DNSH, por sus siglas en inglés) para prevenir procesos de inversión miopes, que se centrarían en un objetivo medioambiental o social en particular sin tener la suficiente consideración para otros similares. Esto es particularmente importante, ya que el nuevo norte de “cero emisiones netas” está atrayendo capital para ayudar a descarbonizar la economía. Como resultado, los objetivos y métricas utilizados para evaluar las inversiones tienden a enfocarse en el carbono emitido por una empresa, a expensas de otros importantes conjuntos de datos ambientales como la buena gestión del agua, de residuos y de la biodiversidad. DNSH ayudará a garantizar que las empresas que obtienen buenos resultados en un aspecto ambiental cumplan con un estándar de referencia mínimo en otros.

Será cada vez más importante, ya que la Comisión Europea pretende adoptar un acto delegado complementario, en virtud del cual se reconocería la energía nuclear en el marco de la Taxonomía. Es evidente que la energía nuclear suministra energía por debajo del umbral de 100gCO2e/kWh para una contribución sustancial, pero muchas ONG, académicos y miembros de la sociedad civil han señalado que las centrales mal gestionadas pueden tener el potencial de dañar significativamente la biodiversidad local debido a las malas prácticas en la gestión del agua o de los residuos.

Cómo se refieren las regulaciones de la UE a “no causar perjuicio”

1) Reglamento de divulgación en materia de finanzas sostenibles

Según el artículo 2(17), los inversionistas que afirman que han hecho una “inversión sostenible” deben demostrar que:

es una inversión en una actividad económica que contribuye a un objetivo ambiental o social,
la inversión no causa perjuicio significativo a ningún objetivo social o medioambiental y
las empresas en las que se invierte siguen las prácticas de buen gobierno corporativo.

Los inversionistas deben considerar DNSH en el contexto de los objetivos generales de su producto de inversión. Los conjuntos de datos clave para demostrar el cumplimiento de una inversión sostenible con el Artículo 2(17) incluyen:

Contribución a un objetivo ambiental o social: los inversionistas necesitan métricas u objetivos que demuestren el desempeño del producto de inversión con respecto a este objetivo. Por ejemplo, si un producto tiene la intención de reducir los residuos, la métrica puede ser una combinación de residuos totales producidos por las empresas en las que se invierte, una métrica de intensidad de residuos o esfuerzos tomados a través de tecnologías o prácticas de reciclaje que reduzcan los residuos. No existe una métrica única que los inversionistas deban utilizar en todos los productos. Los datos deben corresponder al objetivo del fondo y, por lo tanto, pueden variar de producto a producto.

DNSH a cualquier objetivo social o ambiental: demostrar que este inversionista requiere divulgar los Principales Impactos Adversos (PAI, por sus siglas en inglés) y establecer tolerancias aceptables frente a indicadores específicos para los PAI establecidos en el anexo I de los estándares técnicos regulatorios (RTS)) de febrero de 2021. Los indicadores de PAI son un conjunto de datos obligatorios y opcionales predefinidos, como la huella de carbono, las métricas de agua y de residuos y las políticas de derechos humanos.  Un inversionista también podría utilizar este conjunto de datos para explicar cómo una inversión apunta a mejorar en el tiempo, o elegir un umbral o nivel de tolerancia en particular a partir del cual se produciría una desinversión en función de determinados indicadores.

Buen gobierno corporativo: los inversionistas deben demostrar que las empresas en las que invierten siguen las prácticas de buen gobierno, especialmente en lo que respecta a las estructuras de gestión, relaciones laborales, remuneraciones y cumplimiento tributario. Como la definición de “bueno” no está definida en la regulación, los inversionistas necesitan utilizar conjuntos de datos disponibles y realizar evaluaciones subjetivas.

2) Taxonomía de la UE para actividades sostenibles

Para que una empresa en la que se invierte demuestre que tiene volumen de negocios, gastos de capital o gastos operacionales alineados con la Taxonomía necesita demostrar que contribuye significativamente a al menos uno de los seis objetivos ambientales y no causa perjuicio a ningún otro. La regulación de la Taxonomía proporciona métricas claras, a veces basadas en umbrales, para demostrar que se cumple con el principio de DNSH.

Los datos de controversias ambientales tienden a ser utilizados como un proxy del indicador de daño de la regulación de la Taxonomía. Sin embargo, es una herramienta poco precisa y falla en algunas áreas críticas.

Las controversias rara vez se basan actividades, más bien suelen indicar el cumplimiento “Sí/No” de toda una empresa y no identifican qué partes de los ingresos de una empresa se ven afectadas.
Las controversias rara vez consideran esfuerzos para corregir problemas, mientras que la Taxonomía fomenta un enfoque de inversión prospectivo.

Las controversias pueden no aplicar los requisitos de prueba muy específicos de los Actos Delegados. Por ejemplo, una empresa que invierte en energías renovables puede estar contribuyendo significativamente, incluso si tiene una subsidiaria que perjudica el objetivo de mitigación al producir energía por encima del umbral de daño de 270 gCO2e/kWh. Mientras una subsidiaria se considera perjudicial y sus ingresos no se pueden contabilizar, la otra se considera que contribuye significativamente y sus ingresos pueden contabilizarse.

Sin embargo está llegando ayuda para los inversionistas, ya que las grandes empresas europeas que cotizan en bolsa tendrán que autocertificar el cumplimiento de las pruebas de DNSH a partir de enero de 2023. Por lo tanto, los inversionistas en esas empresas podrán utilizar esta información para sus propios informes. Sin embargo, para aquellos que desean alinear las empresas europeas o internacionales que no cotizan en bolsa utilizando estimaciones, pueden hacerlo bajo “información equivalente”, según el artículo 16b de los RTS para la generación de informes en el ámbito de producto.

Todavía no se dispone de directrices sobre la “información equivalente”, pero mientras tanto, un buen principio sería empezar por asegurarse de que la empresa en la que se invierte que no pertenece a la UE no tenga una carga informativa inferior a la de sus equivalentes de la UE. Un sustituo de datos que solo mide el cumplimiento de las leyes locales puede no ser suficiente. Lo ideal sería que la empresa no perteneciente a la UE tuviera el mismo enfoque en cuanto a la evaluación del riesgo climático y las prácticas de gestión del agua y los residuos que las empresas equivalentes de la UE, lo que se pondría de manifiesto en los informes de sostenibilidad corporativos. Al considerar un sustituto para DNSH, es importante que los inversionistas puedan ver la alineación con las pruebas en la regulación, o los principios en los que se basan las regulaciones de la UE.

3) Índices de referencia armonizados con el Acuerdo de París

Bajo el nuevo reglamento enmendado de índices de referencia, el artículo 19 b indica que las empresas incluidas en los índices de transición climática no pueden causar perjuicio significativo a otros objetivos ESG. Esto se aclara más en el Reglamento Delegado bajo el Artículo 12(2), que señala que “administradores de índices de referencia de la UE armonizados con el Acuerdo de París excluirán de dichos índices de referencia a las empresas que ellos o proveedores de datos externos determinen o estimen que perjudican de manera considerable a uno o varios de los objetivos ambientales”, con referencia directa a la regulación de la Taxonomía. Los mismos requisitos se aplicarán a los índices de referencia de transición climática de la UE a partir del 31 de diciembre de 2022 en virtud del Artículo 10(2) del Reglamento Delegado. También hay orientación sobre el uso de estimaciones en el Artículo 13(2) de ese reglamento, que requiere que esas metodologías sean claramente explicadas y que cumplan con los principios de precaución.

Por lo tanto, los datos DNSH utilizados para evaluar la alineación de la Taxonomía se deben utilizar para los índices de referencia armonizados con París. Sin embargo, los administradores de índices de referencia a menudo recurren a datos de controversias ambientales para esta evaluación, ya que la Taxonomía mide el perjuicio en la actividad y no en el nivel de empresa. Sin embargo, la regulación de la Taxonomía es clara y las empresas que no cumplen con los requisitos DNSH deben ser excluidas. Un enfoque podría ser excluir a las empresas en función de controversias ambientales, pero garantizar que las empresas en las que se invierte cumplan al menos con las expectativas de referencia de la Taxonomía.

En conclusión, los inversionistas ya no deberían invertir sin ser conscientes del enfoque de sostenibilidad holístico de su producto de inversión. Por lo tanto, es fundamental que comprendan los matices de estos reglamentos de la UE y se aseguren de tener los datos y proxies adecuados para explicar sus inversiones a través de estos nuevos lentes regulatorios. A medida que más inversionistas se muestran cautelosos ante las afirmaciones de “lavado verde”, es esencial adoptar un enfoque sólido de diligencia debida sobre los datos.

Para obtener más información sobre las Soluciones de Finanzas Sostenibles de Bloomberg, haga clic aquí.

The post ¿Qué significa “no hacer un perjuicio significativo”? appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =

Generated by Feedzy