fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

Perspectivas para las materias primas en junio: ¿Siguen sólidas o no?

Este análisis fue realizado por Mike McGlone, estratega de materias primas de Bloomberg Intelligence. Apareció anteriormente en la Terminal Bloomberg.

Las materias primas podrían estar en alta demanda hasta que no lo estén, al igual que en 2008

Las materias primas podrían estar oscilando a la baja en el segundo semestre, tal como lo hicieron en 2008, la última vez que el Bloomberg Commodity Spot Index subió alrededor de 1,7 veces por encima del promedio móvil de 60 meses que vimos a fines de mayo. La crisis financiera puso fin a esa alza, que creemos se vio agravada por el aumento que experimentaron los precios de las materias primas. Vemos paralelos en 2022 y un creciente riesgo para una caída similar, de alrededor del 50%. La caída en los precios de la madera y el cobre pueden ser advertencias tempranas de que una corrección estaría ganando terreno.

El rastreador del PIB global de Bloomberg Economics, que se aproximaba a territorio negativo a fines de mayo, parece estar en una trayectoria comparable a la de los precios de las materias primas en 2008. Si las materias primas siguen aumentando, habrá más amenazas para el crecimiento económico y la Reserva Federal podría sentirse aún más alentada para hacer frente a la inflación. El oro puede ser un líder de precios en el segundo semestre.

Las apetecidas materias primas enfrentan un declive del PIB mundial y la perspectiva de un desplome de los precios

Los precios de las materias primas, que experimentan perturbaciones debido a la guerra de Rusia y Ucrania, enfrentarán una disminución de la liquidez mundial y el declive del crecimiento económico, con el riesgo de una caída de precios similar a la del 2008. Sin embargo, los máximos de las materias primas pueden ser más difíciles de determinar que las resacas más duraderas que generalmente surgen tras las veloces alzas como la de 2022.

¿Los precios estarán altos para luego caer?

La rara combinación de prolongados precios de las materias primas, un agresivo ajuste de la Reserva Federal y el declive del PIB mundial parece ser una combinación desfavorable para los altos precios de las materias primas en el segundo semestre. El mayor riesgo es una fuerte caída, similar a la de 2008. Si las materias primas siguen subiendo, nuestro gráfico muestra una contracción del crecimiento económico. El rastreador del PIB global de Bloomberg Economics, que se aproximaba a negativo a fines de mayo, parece estar en una trayectoria similar a la del alza de los precios de las materias primas en 2008.

El PIB mundial y la demanda de materias primas frente a la oferta pueden ser más vulnerables a descensos que hace 14 años, debido a algunas diferencias clave. En 2008 la Fed estaba adoptando una posición de flexibilización mientras que el PIB de China se situaba más cerca del 10%. Algunas revisiones de estimaciones se están inclinando hacia un crecimiento del 2% para el país en 2022. El aumento de los precios de las materias primas debido a las perturbaciones de oferta a menudo proporcionan combustible para una corrección más duradera de los precios más altos.

Se generan más riesgos, entre más grave se pone la crisis

Fuente: Bloomberg Intelligence

Inyección sin precedentes de dinero es dumping

Las reglas de comprar, vender o mantener se estarían inclinando hacia los vendedores de materias primas en el segundo semestre. Nuestro gráfico muestra el desfavorable riesgo frente a la recompensa de sobreponderación a largo, con el Bloomberg Commodity Spot Index alrededor del 70% por encima de su promedio móvil de 60 meses a fines de mayo. Lo que es notable es que el mayor aumento de velocidad de la oferta monetaria en EE.UU. desde 1960 en nuestra base de datos se está revirtiendo rápidamente. Fue esta inyección de liquidez sin precedentes la que impulsó la recuperación de los precios de las materias primas tras el desplome de 2020. El hecho de que la oferta monetaria se esté revertiendo debería representar un obstáculo.

La guerra ha impactado la oferta e impulsado al alza los precios de las materias primas, incentivando la producción pero presionando la demanda y el crecimiento del PIB mundial a más corto plazo. Creemos que hay un alto riesgo en el segundo trimestre de seguir los ejemplos de reversión a la media de 2008 y 1980.

Fuente: Bloomberg Intelligence

¿Se invierte la relación del petróleo y los bonos del Tesoro?

El potencial para que el petróleo crudo se mantenga en la parte superior de nuestro índice macroeconómico de 2022 y el índice Bloomberg US Treasury 20+ en el piso se podría revertir en el segundo semestre. Para que los precios de los bonos sigan disminuyendo, probablemente se requiere una mayor inflación y que las alzas de las tasas de interés de la Fed no sean exitosas. El aumento de los precios de la energía y de las materias primas ha añadido combustible a la inflación en 2022, lo que ha derivado en un aumento más agresivo de las tasas de interés de la Fed y en una disminución de las estimaciones para el PIB mundial.

Vemos la batalla entre el petróleo crudo y los bonos del Tesoro de EE.UU. a largo plazo como una de las principales del segundo semestre y creemos que los últimos prevalecerán. Si el petróleo crudo sigue aumentando, es más probable que el PIB mundial caiga precipitadamente, lo que podría resultar en un máximo duradero para las materias primas. Se podrían reanudar las tendencias predominantes desde la crisis financiera, disminución de los rendimientos de los bonos y los precios del petróleo.

Fuente: Bloomberg Intelligence

La disminución de los metales industriales podría caracterizar el segundo semestre

El Bloomberg Energy Subindex Total Return, que se aproximaba al 100% en 2022 hasta mayo, podría seguir los pasos de los metales industriales, que han caído a menos del 10% después de alcanzar un máximo cercano al 40% en marzo. El cobre había caído alrededor del 3% este año hasta el 31 de mayo, por las razones que estimamos que podrían disminuir el petróleo crudo y otras energías. El aumento de los precios de las materias primas debido a los impactos en la oferta está ejerciendo presión sobre la demanda y el PIB mundial. El probable resultado es un exceso de oferta frente a la demanda, lo que generalmente es solo cuestión de tiempo.

La debilidad del cobre refleja la desaceleración económica de China. La demanda del mayor importador de petróleo crudo del mundo podría haber alcanzado un máximo de alrededor de 7 millones de barriles diarios. China se recuperará de los confinamientos de la pandemia, pero vemos riesgos de reversión en los prolongados precios de las materias primas, ya que enfrentan el potencial de una Fed envalentonada en el segundo semestre, lo que favorecería el oro.

Fuente: Bloomberg Intelligence

The post Perspectivas para las materias primas en junio: ¿Siguen sólidas o no? appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 5 =

Generated by Feedzy