fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

No combatir a la Fed – los productos básicos parecen haber captado el mensaje

Este análisis fue escrito por el analista de Bloomberg Intelligence Mike McGlone. Apareció anteriormente en la Terminal Bloomberg.

Las iteraciones por la deflación de los productos básicos en 2022 podrían haber comenzado con el máximo alcanzado en los rendimientos de los bonos a largo plazo del Tesoro de EE. UU. en marzo, que fueron en contra del consenso. El cobre y el maíz alcanzaron sus máximos en mayo. Cuando los mercados no hacen lo que se espera en general, las consecuencias pueden ser profundas. Cuando el petróleo alcanzó su máximo en octubre, el Bloomberg Commodity Spot Index alcanzó un máximo histórico, lo que vemos como la principal dificultad para 2022. Desde 2008, el BCOM ha caído alrededor del 50% en dos oportunidades desde niveles similares. El crudo está terminando el 2021 en alrededor de la mitad del precio de su máximo de 2008 por una simple razón: la oferta excede la demanda.

El gas natural de EE. UU. podría ser un indicador de lo que se puede esperar con los productos básicos en 2022, ya que está terminando 2021 en torno al mismo precio que estaba en 1996. Los productos básicos podrían estar prestando atención a las alzas de tasas esperadas de la Fed. El oro podría brillar, pero enfrentará la competencia de Bitcoin.

Señales de deflación en 2022 ganan aliados e impulso

Una amplia gama de productos básicos en 2022 podría mantener el avance de precios de 2021 o hacer lo que es más habitual, revertir a la baja debido a la elasticidad de oferta y demanda. Nos inclinamos hacia lo último, con riesgos inclinados hacia caer casi tan rápido como subieron. Los máximos en el petróleo, cobre, maíz y rendimientos de los bonos a largo plazo del Tesoro de EE. UU. podrían perdurar en el tiempo.

Precios de los productos básicos libran una batalla perdida

La incapacidad de una amplia gama de productos básicos para seguir el ritmo del aumento de la oferta monetaria de EE. UU. en medio de la caída de los costos de producción es una condición de innovación humana que esperamos contenga los precios. Nuestro gráfico representa el cambio a cinco años en el Bloomberg Commodity Spot Index en alrededor del 50% frente al 60% para la oferta monetaria hacia fines de 2021. Lo notable es que EE. UU., que fuera el mayor importador de energía del mundo, ahora exportador, produce crudo a un costo de alrededor del 5% menos que a fines de 2016, y gas natural, alrededor del 20%.

Estas tendencias predominantes tienen que revertirse, según lo vemos nosotros, para que los precios de los productos básicos mantengan los elevados niveles alcanzados en 2021. Los riesgos se inclinan hacia la reversión, si los patrones pasados se materializan (la cura de precios más altos), con un aumento de obstáculos por el avance tecnológico que impulsa la oferta de productos básicos y en algunos casos (energía), reduce la demanda.

Obstáculos para alza de precios de productos básicos

Fuente: Bloomberg Intelligence

El soporte del oro a US$1.700 frente a la resistencia del cobre a US$10.000 y 2022

Una pregunta primordial para 2022 podría ser qué impide al oro recuperar la ventaja versus la mayoría de los productos básicos, y nuestro sesgo es que las tendencias duraderas (especialmente desde la crisis financiera), prevalecerán, lo que favorece a los metales preciosos más que a los industriales, y al sector de metales por sobre una amplia gama de productos básicos.

¿El oro ha terminado su desempeño superior sobre el cobre?

El oro y el cobre se encuentran a fines de 2021 aproximadamente en los mismos precios de los que estaban hace 10 años, pero el metal precioso ha mostrado un desempeño superior por razones que parecen más duraderas en 2022. En 2011, China recortó su coeficiente de reservas obligatorias (RRR) por primera vez en la trayectoria actual, y lo hizo nuevamente en 2021. La tendencia descendente en el RRR indica que China está en declive, y eso es generalmente una mala señal para los precios de los productos básicos, en particular para los metales industriales. Nuestro gráfico muestra que el cobre podría alcanzar un techo de alrededor de US$10.000 por tonelada, y el oro alcanzaría un piso de alrededor de US$1.700 la onza.

Desde fines de 2007, el aumento de aproximadamente 115% del oro se sustenta en una oferta ilimitada de moneda fiduciaria. Una mayor elasticidad de la oferta es un problema para el cobre. Indicando la diferencia para los inversionistas, el Bloomberg Copper Subindex Total Return está en alrededor de 20% versus 40% para el spot.

Soporte del oro de US$1.700 versus resistencia del cobre de US$10.000

Fuente: Bloomberg Intelligence

¿Qué productos básicos pueden superar a los metales?

Medido desde justo antes de la crisis financiera de 2008, el Bloomberg All Metals Total Return Index ha superado a la mayoría de los productos básicos e índices, y vemos que el riesgo versus recompensa se inclina hacia la aceleración. Mientras que muchos inversionistas buscan protección contra la inflación, nuestro punto de vista es ¿por qué complicar una tendencia duradera en los albores de 2022? Nuestro gráfico representa el aumento de índice de metales de alrededor del 30% versus una disminución del 20% para el Bloomberg Roll Select Commodity Total Return Index desde fines de 2007. La facilidad del almacenamiento y la baja elasticidad de la oferta son atributos de los metales primarios, además de estar al frente de la demanda en medio de las tendencias de electrificación y descarbonización.

El producto básico más importante del mundo, el petróleo, está aproximadamente a la mitad de su máximo de 2008 por una razón: la oferta excede la demanda y el petróleo está siendo desplazado por la tecnología.

Metales, el sector con desempeño superior persistente

Fuente: Bloomberg Intelligence

ESG versus economía, el precio del petróleo es el principal candidato perdedor

El retroceso del benchmark del gas natural de EE. UU. hasta aproximadamente el mismo precio que en 1996 es un indicador de lo que se puede esperar en el petróleo. Las exportaciones del GNL están impulsando los precios del gas de EE. UU. y la OPEP+ está haciendo lo mismo para el petróleo, pero vemos que las reglas de la economía de oferta y demanda, y los persistentes mercados bajistas sobrepasarán la dinámica de los factores Ambientales, Sociales y de Gobierno (ESG por sus siglas en inglés) en 2022.

El máximo del crudo de 2021 podría ser una imitación de 2014

No es tan grave esperar que los persistentes mercados bajistas continúen, particularmente después de un repunte de precios. Las reglas primarias de los productos básicos, la cura de los precios más altos y la demanda desfavorable versus la oferta, están funcionando en contra del crudo y el gas natural. Nuestro gráfico representa el potencial para un máximo significativo por debilidad divergente en el West Texas Intermediate versus el precio moribundo del gas natural. La última vez que el gas alcanzó un máximo por encima de US$6 por MMBtu fue en 2014; la última bocanada del WTI por encima de US$100 por barril. El petróleo parece haber alcanzado un máximo en alrededor de US$80 en 2021, mientras que el gas retornó al mismo nivel.

El mismo precio de gas que hace casi un cuarto de siglo frente a un avance de aproximadamente el 75% en el índice de precios del consumidor sucede por una buena razón: la oferta excede la demanda. La tecnología puede ser responsable, y es poco probable que la situación se revierta.

¿Solo otro máximo de varios años? El petróleo en 2021

Fuente: Bloomberg Intelligence

¿El maíz a US$5 o US$7 en 2022? El precio alto podría haber sido curado

El repunte de precios en 2021 en los productos agrícolas fue excelente para las ganancias, lo que significa que mucha oferta y un elevado potencial para la cura de los precios más altos prevalezca en 2022. El producto agrícola más importante del mundo, el maíz, está muy por encima de su costo de producción de EE. UU., lo que generalmente es insostenible en ausencia de tiempo adverso.

Los altos precios del maíz y la cura a la inflación agrícola

El costo de producir maíz, entre los cultivos de mayor uso de nitrógeno, ha aumentado con la inflación, pero el precio de alrededor de US$6 la fanega a fines de 2021 es relativamente elevado, si la historia sirve de referencia. Nuestro gráfico representa la persistente propensión para que el maíz gravite hacia el costo de producción de EE. UU., que está más cerca de US$4 a medida que se aproxima la temporada de 2022. Muchos costos de insumos han aumentado en el último año, en particular para el amonio anhidro, pero las alzas de los precios de los fertilizantes generalmente son temporales y el gas natural de EE. UU. es una buena referencia. El gas ha retrocedido a alrededor del mismo precio que en 1996.

El resultado más probable por los mayores precios y las ganancias es una gran oferta. El mayor productor y exportador de maíz del mundo está en camino para un cultivo récord en 2022. Sin un mal tiempo, la cura de precios más altos es más probable que presione los precios hacia US$4.

Así le va al maíz, y así le irá al sector agrícola

Fuente: Bloomberg Intelligence

The post No combatir a la Fed – los productos básicos parecen haber captado el mensaje appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 14 =

Generated by Feedzy