fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

¿Qué es la Tesorería 4.0?

Este artículo fue escrito por Andre Pereira, analista de contabilidad de coberturas y David Wiggins, jefe del equipo de especialistas en proceso de trabajo de Bloomberg.

Hoy en día el rol cambiante de la tesorería corporativa es impulsado por los datos en tiempo real y las necesidades analíticas, con la ayuda de capacidades mejoradas de digitalización y automatización. Esto se conoce comúnmente como “Tesorería 4.0”.

Los tesoreros de hoy necesitan hacer más con menos. Sus resultados necesitan ser más esclarecedores pero entregados a un ritmo más rápido que nunca. Los errores deben ser mitigados y los procesos manuales, drásticamente minimizados, o incluso eliminados completamente. En los últimos 30 años, los departamentos de tesorería se han convertido en organizaciones cada vez más complejas con una gran cantidad de nuevas exigencias, especialmente en el área de mejora de la inteligencia empresarial. Cómo enfrentamos estos desafíos, al combinar las tecnologías existentes con las nuevas y emergentes, es una pregunta que no es nada fácil ni tiene una respuesta obvia.

La Tesorería 4.0 fundamentalmente reconfigura la forma en que funcionan los departamentos de tesorería. Las innovaciones como la automatización robótica de procesos, la recopilación avanzada de datos utilizando API y la inteligencia artificial ayudan a las tesorerías a mejorar la visibilidad y la toma de decisiones. La idea de una tesorería digital no solo significa el uso de una plataforma tecnológica única, sino más bien un ecosistema de tecnologías conectadas que puede aprovecharse para agregar valor y facilitar mejores decisiones en tiempo real.

Cuatro niveles de automatización de la tesorería

1.0 El primer nivel puede ser considerado como una función inmadura, fragmentada o informal, caracterizada por procesos manuales. Es localizado, en lugar de centralizado, en función de reglas contables geográficas. Estas no incluyen el concepto de “valor razonable” y el proceso de cobertura es lento y manual, debido a la falta de datos o dificultades en la agregación y análisis de datos disponibles. Las empresas en esta etapa dependen significativamente de sus contrapartes bancarias. Estas relaciones fueron clave para el éxito del grupo.

2.0 Un segundo nivel se caracteriza por el uso exponencial de datos y tecnología. Aquí vemos la adopción de plataformas de trading para reemplazar la ejecución vía telefónica y la integración de procesamiento directo capturando trades en sistemas de tesorería dedicados. Esencialmente, estas plataformas permitieron a los tesoreros lograr mejores niveles de ejecución a través de transacciones de múltiples bancos en lugar de llamar ineficientemente a diversos bancos en busca del mejor precio. El sistema de tesorería también se hizo más sofisticado durante esta fase, para apoyar nuevas reglas contables que requieren contabilidad del valor razonable. Estas innovaciones permitieron mejores analíticos de gestión de riesgos, lo que brinda a las empresas cierta independencia de sus contrapartes bancarias, y el front office ahora cuenta con más especialistas en mercado.

3.0 En esta etapa, el rol del grupo de tesorería se establece como el centro neurálgico financiero de la empresa. Esto es el resultado de la crisis económica de 2008, que realzó la importancia de la liquidez y la gestión oportuna de riesgos; pero también fue posible por la disponibilidad de tecnología mejorada, en forma de sistemas contables en toda la empresa, soluciones habilitadas por web y una mejor conectividad bancaria a través de SWIFT. En consecuencia, todo esto hizo escencial y más fácil para las empresas gestionar las operaciones de tesorería globales cada vez más centralizadas. Es en esta etapa donde vimos la aparición de más sistemas de interoperabilidad a través de integración de archivos planos utilizando protocolos seguros de transferencia de archivos (sFTP).

Tesorería 4.0 KMPG, en su estudio del mismo título, la describe como la “computerización de la tecnología de fabricación con el objetivo de crear una fábrica inteligente que se caracteriza por la adaptabilidad, el uso eficiente de recursos, un diseño ergonómico e integración de clientes y socios comerciales en la cadena de valor”.

Las 5 mejores estrategias financieras para gestores.

Lee ahora

Los roles tradicionales permanecen, como ejecutar actividades operativas, invertir liquidez a corto plazo y obtener crédito a corto plazo. Sin embargo, estos roles tradicionales ahora pasan a segundo plano. Los tesoreros deben ser excelentes en estos roles tradicionales, pero ahora deben estar más enfocados en las demandas ad-hoc, monitorear el entorno e interactuar con unidades de negocios para comprender cómo los cambios en el negocio afectarán la liquidez, las exposiciones a riesgos, etc.

Los roles tradicionales permanecen, como ejecutar actividades operativas, invertir liquidez a corto plazo y obtener crédito a corto plazo. Sin embargo, estos roles tradicionales ahora pasan a segundo plano. Los tesoreros deben ser excelentes en estos roles tradicionales, pero ahora deben estar más enfocados en las demandas ad-hoc, monitorear el entorno e interactuar con unidades de negocios para comprender cómo los cambios en el negocio afectarán la liquidez, las exposiciones a riesgos, etc.

Para enfrentar los nuevos desafíos, la tesorería necesitará:

Visibilidad en tiempo real de saldos, previsiones, transacciones, posiciones de contrapartes, exposiciones a divisas, etc.
Acceso en tiempo real o casi en tiempo real a datos y analíticos precisos del mercado;
Transparencia de precios con una identificación clara de sus factores de riesgo

Estas tres necesidades son esenciales para optimizar aún más la ejecución de sus coberturas, particularmente para exposiciones a divisas y materias primas. (Abordaremos esto en más detalle más adelante).

Además, las tesorerías también necesitan herramientas adecuadas y procesos adecuados para evaluar el impacto de eventos exógenos. Y finalmente, se les pedirá a las tesorerías que generen rápidamente informes ad hoc para directorios, administración y otros actores internos que necesitan comprender el impacto de los eventos y determinar el mejor curso de acción. Esto es esencial para dotar al equipo con la capacidad de respuesta para evaluar el impacto en el flujo de caja y las ganancias derivados de las turbulencias del mercado que podrían afectar la liquidez global o generar una volatilidad significativa, similar a lo que se experimentó durante la crisis financiera global.

Además, para todas las mejoras mencionadas, las tesorerías deberán mantener una actualización de sus políticas, procesos, controles, métricas y gobernanza.

Serán responsables de construir y mantener una infraestructura tecnológica para apoyar todos esos requisitos, incluidos los sistemas de gestión de riesgos y tesorería, y marcos que permitan flexibilidad y capacidad de respuesta.

Idealmente, diseñadas en una lógica escalable y preparadas para el futuro, estas soluciones integradas pueden crecer y cambiar con la organización. Esta no es una tarea fácil, y en muchos aspectos bastante distante de lo que tradicionalmente se esperaría de un tesorero experimentado.

Dicho enfoque en la tecnología se reflejará en tres temas principales:

Arquitectura de sistema, caracterizada por una creciente combinación de sistemas y su interoperabilidad;
Analíticos avanzados: con la adopción de las mejores soluciones del mercado, analíticos más precisos y sofisticados;
Y finalmente, la adopción de IA y aprendizaje automático: crear datos prospectivos a través del reconocimiento de patrones, en lugar de solo datos históricos.

La tesorería del futuro será un centro de analíticos y tecnología que proporciona inteligencia empresarial integral a la junta directiva de la empresa, las unidades comerciales, los acreedores, los clientes, los proveedores, los accionistas, las agencias calificadoras y los reguladores. Por ejemplo, el potencial impacto en la liquidez o la cadena de suministro, de un incumplimiento crediticio de un socio comercial o bancario.

El viaje hacia la Tesorería 4.0 se trata de mejores analíticos y datos más reveladores; se trata de informes automatizados de inteligencia empresarial en forma de paneles dinámicos; pero también se trata de la gente, un cambio hacia una mirada más hacia el exterior versus un enfoque hacia el interior. Pero sobre todo, se trata de una arquitectura de sistemas de tesorería construida principalmente en torno a procesos automatizados e interoperabilidad de los sistemas.

Si su adopción es exitosa,

los tesoreros harán más con menos. Habrá una mejora significativa en su eficiencia de costos.
Los procesos de rutina se optimizarán y aumentará la prevención de errores, evitando la excesiva dependencia de excel, con su deficiente marco de control y auditoría.
Las responsabilidades diarias del equipo de tesorería cambiarán hacia actividades de mayor valor.
Y el trabajo de la tesorería será mucho más enfocado en el análisis predictivo, lo que mejorará la toma de decisiones, no solo del grupo, sino de la organización en su conjunto.

Eleanor Hill, de TMI, una publicación en línea enfocada en el área de tesorería, lo resume excelentemente:

Las funciones de tesorería de próxima generación funcionarán en tiempo real, con sistemas automatizados y altamente integrados. Aprovecharán herramientas inteligentes que pueden enseñarse a sí mismas cómo realizar las tareas de tesorería cada vez mejor. Los datos impulsarán la toma de decisiones prospectivas, reemplazando los riesgos de utilizar solo una mirada retrospectiva, y los equipos de tesorería tendrán la oportunidad de cambiar el trabajo de campo por una evaluación estratégica, lo que agregará un mayor valor a la empresa en el proceso”.

The post ¿Qué es la Tesorería 4.0? appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 3 =

Generated by Feedzy