fbpx

Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

La Evolución de la Gestión del Riesgo de Liquidez

Tras la crisis financiera mundial que comenzó en 2007-2008, los responsables de formular políticas han multiplicado sus esfuerzos e implementado reformas para fortalecer la resiliencia del sector financiero. Pero si bien la industria ha implementado y comprendido los marcos y modelos establecidos para los riesgos de mercado, de crédito y operativo, el riesgo de liquidez ha sido el más difícil de modelar y abordar debido a su componente sistémico.

Para abordar esta dificultad, se han introducido regulaciones en toda la industria para contener el riesgo de liquidez. Estas incluyen la Regla 22e-4 de la Comisión de Bolsa y Valores, que impulsó a los participantes de la industria a evolucionar sus marcos centrándose en el impacto en el mercado; los principios de 2018 de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO, por sus siglas en inglés), tras los cuales muchos reguladores actualizaron sus enfoques sobre el riesgo de liquidez; y las directrices de la Autoridad Europea de Valores y Mercados sobre pruebas de estrés de liquidez, que propusieron un marco integral para mitigar el riesgo sistémico, reducir el riesgo de contagio y fortalecer el sistema financiero mundial.

Gestione su riesgo con una solución integrada

Conozca más sobre MARS Risk

Si bien estas políticas avanzaron hacia una mayor gestión del riesgo de liquidez, la pandemia del Covid-19 puso a los administradores de activos bajo presión más allá del control regulatorio y cambió la forma en que se percibe el riesgo a nivel mundial. Al producirse una importante volatilidad y ampliarse los diferenciales entre oferta y demanda y aumentar significativamente los costos de las transacciones, la capacidad de los operadores para proporcionar liquidez se vio notablemente limitada y el costo de acceso a la liquidez se disparó, pese a los decentes niveles en el volumen de las bolsas. Dado esto, el riesgo de liquidez también conlleva el riesgo de reputación para los administradores de activos, especialmente si no se gestionan de manera proactiva. Una sólida gestión del riesgo de liquidez de los fondos es un requisito previo para los administradores, y nunca ha sido mayor la demanda de los interesados por demostrar que ese riesgo se está gestionando adecuadamente.

Tener en cuenta el riesgo de liquidez es una prioridad en el mercado de hoy ante las alzas en las tasas de interés, las preocupaciones de inflación y el aumento de las tensiones geopolíticas. Estas dinámicas están poniendo las evaluaciones de riesgo de liquidez en el centro de atención porque proporcionan una base fundamental para que los fondos anticipen y gestionen mejor las demandas de pasivos de los fondos.

Un marco para la gestión del riesgo de liquidez

Fuente: Datos de Bloomberg LQA, hasta abril de 2022

Los principales objetivos de cualquier enfoque en la gestión del riesgo de liquidez deben basarse en los siguientes principios:

Los productos deben ser comprensibles y satisfacer las necesidades de los inversionistas
Los compromisos deben cumplirse y reflejarse en las estrategias de inversión
Los posibles desequilibrios de liquidez se deben prevenir y gestionar para proteger los intereses de los inversionistas.

La divulgación es otra pieza clave del rompecabezas, y no solo la divulgación a los reguladores. Los inversionistas pueden elegir participar en activos menos líquidos, pero esas decisiones se deben tomar de manera totalmente informada. Las divulgaciones deben ser lo suficientemente completas para cubrir las características clave de un fondo, el potencial de falta de liquidez asociado con diferentes tipos de clases de activos, el impacto potencial cuando los fondos abiertos experimentan rescates significativos y el efecto de dilución del exceso de efectivo durante períodos de ingresos significativos. Los administradores de fondos tienen la obligación de informar a sus inversionistas y no proporcionar las divulgaciones adecuadas puede causar daños a la reputación y a las relaciones.

Las capacidades de los fondos para aumentar la liquidez dependen de sus capacidades para desinvertir las inversiones subyacentes en condiciones de mercado dinámicas dentro de un marco de tiempo determinado a un costo e impacto de mercado aceptables. La naturaleza cambiante y a menudo binaria de la liquidez del mercado complica este proceso. Si bien el análisis de la liquidez del mercado ha evolucionado significativamente, el análisis de los pasivos de los fondos a menudo es limitado debido a la falta de disponibilidad y las limitaciones de los datos, como la dependencia excesiva en los rescates históricos para predecir la actividad futura de los rescates. Esta falta de gestión eficiente de los datos puede, en última instancia, obstaculizar las capacidades de las empresas para proyectar con precisión los flujos de ingresos y salidas de los inversionistas.

Garantizar los datos de liquidez adecuados para los administradores de fondos

Al aprovechar los datos de última generación y expandir los marcos desarrollados inicialmente para el cumplimiento regulatorio, muchas empresas pueden gestionar de manera integral y proactiva el riesgo de liquidez en sus negocios.

Un ejemplo de una solución efectiva es la herramienta Liquidity Assessment (LQA) de Bloomberg, que utiliza modelos financieros avanzados para adaptarse a un universo más amplio de valores, incluidos aquellos sin datos disponibles o con poca o ninguna actividad comercial reciente. Al entrenar modelos en una gran base de datos de operaciones ejecutadas de diversas fuentes en todo el mundo, se calibra diariamente para capturar las cambiantes condiciones del mercado.

El modelo de Bloomberg tiene tres parámetros: sensibilidad al spread, sensibilidad al impacto de los precios y exponente del impacto de los precios. También tiene tres variables explicativas: spread oferta/demanda, riesgo de volatilidad y tasas de participación. El beneficio y propósito de esto es identificar las señales de alerta temprana y formar una visión mejor informada del concepto de liquidez multidimensional, que primero requiere que la relación de liquidez se evalúe antes de que se puedan estimar los costos de liquidez. Dado que la relación de liquidación dependerá de tres factores, la liquidez de la cartera a vender, el monto a vender y la política de liquidación, es importante que refleje que la relación de liquidez es relativa a las limitaciones de las transacciones y al calendario de liquidación (o la estructura de las transacciones).

En general, el costo de liquidez se mide por el costo de la transacción. Sin embargo, en un programa de pruebas de estrés de liquidez, esta medida es puramente teórica, ya que se basa en el modelo de costos de transacciones. Por lo tanto, puede completarse con el costo de liquidez ex-post, que también se denomina costo efectivo.

Si un administrador de activos no tiene suficientes datos, se requerirá utilizar técnicas de regresión y modelado avanzado para establecer el valor de estos parámetros. El modelo LQA se utiliza ampliamente en toda la industria para el cumplimiento regulatorio y, dado que este modelo se basa en datos, elimina la subjetividad y proporciona una evaluación de liquidez más sólida y defendible.

Al encontrar el enfoque de riesgo de liquidez óptimo, los administradores deben considerar el panorama general de tener el acceso adecuado a los datos adecuados en el contexto adecuado. La evaluación del riesgo de liquidez es una parte cada vez más integral de los marcos de los administradores de activos para el cumplimiento regulatorio y la gestión proactiva del riesgo de liquidez, especialmente en mercados más turbulentos.

Este artículo fue escrito por Thierry Ciszewski, director de riesgo sénior de HSBC Asset Management para Risk.net y es licenciado por Bloomberg.

The post La Evolución de la Gestión del Riesgo de Liquidez appeared first on Servicio Bloomberg Professional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + catorce =

Generated by Feedzy